dimecres, 16 de març de 2011

En defensa de las ONG


Tribuna/Columna de opinión de Francesc Mateu, presidente de la FCONGD
publicada en La Vanguardia el 16 de marzo de 2011 pagina 31
 
"Blanc bo busca negre pobre" es el título del último libro del antropólogo Gustau Nerín en el cual impugna un modelo muy concreto de cooperación y de ONG. A pesar de su intención abiertamente provocadora, el libro advierte en su primera página que no es una
crítica a los cooperantes sino al "sistema de cooperación", y que hay cooperantes que son perfectamente conscientes de sus deficiencias y luchan por modificarlo y conseguir unas relaciones más justas entre Àfrica y Occidente. Ésta y no otra es la vocación fundamental
de las 85 ONG de la Federació Catalana d'ONGD y de la mayoría de ONGD integradas en coordinadoras.
No negaremos en absoluto nuestra responsabilidad en el hecho de que libros como este, llenos de tópicos, medias verdades y críticas fáciles, provoquen titulares tan jugosos.
Sabemos que no hemos explicado suficientemente bien nuestro trabajo. Estamos en el corazón mismo de la globalización, en medio de conflictos políticos, econòmicos y culturales, y algo muy complejo seguimos explicándolo de forma excesivamente simple.
No acabamos de encontrar el tono entre un lenguaje a veces demasiado emotivo y, otras, demasiado técnico. Y las lógicas de los medios no nos ayudan : ni somos santos laicos, ni mercenarios.
Las críticas del amigo Nerín no las sentimos como tales porque son antiguas y las hemos incorporado hace ya tiempo. No hay sector más feroz en su autocrítica que las ONGD y desde esa autocrítica permanente hemos ido cambiando nuestros objetivos a base de
cuestionar el concepto de desarrollo. Es una lástima que Nerín, conocedor de esta evolución, haya cedido a las exigencias del marketing editorial y no haya dedicado más tiempo a hablar de todas aquellas iniciativas en las que él también cree.
"Cualquier intento de superación de los problemas africanos, si no está asociado a una reforma en profundidad de las relaciones Norte-Sur está condenada al fracaso". Cómo no estar de acuerdo. La misma semana que Nerin vende su libro sobre una cooperación que
pertenece al pasado, nosotros celebramos que el Parlamento Europeo ha aprobado la aplicación de una tasa a las transacciones financieras internacionales que propusimos desde las ONG; enviamos material humanitario a los refugiados libios mientras denunciamos la venta de armas del Gobierno español a aquél país; difundimos las filtraciones de Wikileaks que demuestran que el Gobierno de EEUU presionó al español  para que no prosperara una demanda de ONG contra el responsable del genocidio ruandés; o vendemos artesanía de Camerún de comercio justo, mientras reclamamos otras reglas
para el comercio internacional. Y todo ello, siempre, de la mano de centenares de organizaciones hermanas repartidas por el mundo.
¿Las ONG desaparecerán como referentes de desarrollo? Seguramente las ONG desaparecerán tal y como las conocemos porque ya hace tiempo que tratamos de adaptarnos a las nuevas caras y exigencias de la desigualdad. Renovadas, mejoradas o reinventadas, somos necesarias como contrapeso civil para la acción exterior y global, y como puente entre comunidades, actores y culturas diversas. La acción conjunta de organizaciones civiles del Norte y del Sur és la única esperanza de que este mundo no reviente de injusto. Existiremos mientras quede gente con capacidad de indignarse

Publica un comentari a l'entrada